13 noviembre 2006

UNA ESTRATEGIA INFALIBLE

UNA ESTRATEGIA INFALIBLE


Por fin acabamos la mentada mudanza del consultorio y todavía no sé si sea más fácil cambiarse de casa o andar cambiando las dentaduras de otros de lugar. Ya le dije al susodicho que ponga todo minimalista, que a la gente le gusta quesque por que dicen los que saben que “más es menos”, pero el susodicho es alrevezado, es como maximalista, ¿no guarda hasta los tickets del super? No más les digo que el otro día que iba a lavar le saqué de la bolsa de la camisa un montón de papelitos que no vieran.

Pa colmo el hombre junta su montoncito y de nuevo lo vuelve a meter a la camisa ¡ay Dios tiene trauma de archivero!

Ya así como por ósmosis llegamos al partido de fútbol de mi querido hooligan. Nada más porque ustedes saben los sacrificios que hace una por ir a ayudarle al guapísimo del entrenador y a las primeras de cambio ¡zácale! Expulsan al susodicho del campo.

-Mi vida- le dije, - no más no se te ocurra decirle nada más al árbitro que él es la autoridad.

-¿Autoridad ese espandrajo de shorcitos? ¿Autoridad ese idiota que no sabe marcar?

Yo le pellizcaba el brazo mientras el espandrajo de shorcitos detenía el partido que por que hasta que se saliera el susodicho iba a continuar.

¡Madre santa! El susodicho se salió del campo y al final: saldo blanco, aunque se fue resoplando como toro de lidia y diciendo no sé que tanto de su madre (de la madre del espandrajito, y bueno también un poco de la de él)

Todavía desde afuera se escuchaba un poco ¡ay qué horror! Claro, como el árbitro no sabe de los años de dedicación para hacer entrar en razón a este hombre para que no le lleve la contra a mi mamá en las reuniones familiares, o las canas que me han salido para que comprenda que por más que le grite a la Selección Mexicana por el monitor de la televisión cuando juega nadie lo escucha y el espandrajito este con un silbatazo así sin más, lo hace que se vaya, resoplando pero obedeciendo, lo que nunca se había visto en la vida. ¡Ay Dios, yo al espandrajito mañana lo invito a tomar un café para robarle la estrategia, faltaba más!


.

0 comentarios: