08 marzo 2006

SALTOS ERAN LOS DE ANTES

SALTOS ERAN LOS DE ANTES


Miren que yo ya le dije al susodicho que hoy que es día Internacional de la Mujer se tiene que aguantar y aunque sea por un día la que manda soy yo. El se queda con cara de zombi, ni un sí ni un no y eso ya es por default complacerme en todo. Hasta me fue a servir una tacita de café mientras escuchábamos jugar a mi querido hooligan que estaba arriba jugando con Amaury, el vecinito de 7 años que vive en la esquina.

Ahí andaban de lo más divertidos hasta que empecé a escuchar la cabecera tronar como hace dieciséis años no la había escuchado. Para pronto me subí corriendo, y me encontré una sábana por aquí, las almohadas por allá, el edredón en una esquina, ahí estaban estos dos escuincles echando saltos mortales en mi cama. ¡Válgame el cielo! Ya decía yo que al king size se le puede dar mucho uso y hasta le grité al susodicho para que subiera rápido a ver.

-¡Ni que fuera cirquero!- me contestó de rapidito sin siquiera haberle comentado nada antes. Pobre hombre, me da pena que hoy que decidió andar de condescendiente se proyecte haciendo triple salto mortal cuando con trabajos sube la patita para ponerse un calcetín.

-No mi vida- le dije con ese tonito amoroso y comprensivo que me sale a veces, -tampoco quiero que pasemos el resto de nuestras vidas en consulta con el quiropráctico.

Y eso que ya ni siquiera se acuerda del día aquel que en un aire de juventud le dio por hacer contorsiones ¡qué horror! Hasta se me enchina la piel de la nostalgia.


Así que me quedé tendiendo la cama, subiendo las almohadas a su lugar, poniéndole el cojín grandote en el que le gusta al susodicho recargarse cuando ve la televisión para adentro, por que ya todos saben que en esta king size el deporte extremo más practicado es el levantamiento de control remoto, y aunque sea el día de la mujer, mi cumpleaños o nuestro aniversario ese aparatito no lo suelta ni por equivocación y créanme que para ver el partido de fútbol de su equipo de los Pumas cuando al mismo tiempo está la telenovela del guardaespaldas, al susodicho de pronto le sale una agilidad que dios guarde la hora y es capaz de hacer cualquier clase de salto nunca antes visto.


0 comentarios: