13 diciembre 2005

PÍDELE AL TIEMPO QUE VUELVA

PÍDELE AL TIEMPO QUE VUELVA




¿Vieron esa película? Como hay tiempos en los que quisieras ponerle rewind al casete de la vida para volverlos a repetir una y otra vez ¿verdad? Para eso se inventaron las fotografías, para evitarse la molestia de sacar una monedita y andar repitiendo 14 de Diciembre del 2005 por 47 mil veces hasta quedar todo ojeroso ¡qué horror!

Por eso a mi me gusta sacar y sacar fotografías de todos y de todo, aunque mis hijos me odian porque ya saben: El susodicho le va a sacar un diente a Lady Pubertiana y ahí voy a tomar close-up desde la anestesia hasta la última lágrima que desperdiga esta escuincla cuando va al consultorio y todo porque quiero que quede constancia de todos los momentos de esta familia.

Así estaba yo ayer, en una tarde perfecta de pantuflas y café con el méndigo frío que tenía, en el sillón de la sala envuelta en mi “chal del nabo” que tanto me critica Lady Pubertiana sacando mi alterón de álbumes muy complacida cuando se me acercó mi querido hooligan.

-“Tú no me quierehehehes”- Me dijo así con tonito de berrinche extendido en do mayor que se avienta este niño cada vez que le entra lo sentimental.

-¿Por qué dices eso mijo?- le pregunté

-Porque en esta casa hay fotos colgadas de mi hermana en la pared y mías nohohohoho- (seguía el drama)

-Mira escuincle, - Tomé aire y lo miré a los ojos, -Aquí la gente moderna está en álbumes de papel ¿ves? Los posmodernos como tú, están con la cara de fondo de escritorio en la computadora así que no molestes- le dije con ese tono maternal que me sale tan del alma.

Ya no dijo nada, creo que se fue satisfecho de saberse al alcance de un clic, y es que sé muy bien la nostalgia que algún día les va a dar a estos escuincles que ahora se quejan tanto cuando se vean impresos en cada etapa que tuvieron que pasar para llegar a lo que les tocará ser algún día.

Y todo para que sepan mis nietos y mis bisnietos y toda esa generación que verán las fotografías de ahora todas amarillentas de tantos años que les habrán pasado encima que alguna vez su Abuelito el Susodicho no tuvo panza, y recuerden con orgullo que su Abuela hasta el último momento tuvo las bubis en su lugar.


.

0 comentarios: