05 diciembre 2005

LOS SACRIFICIOS DEL AHORRO

LOS SACRIFICIOS DEL AHORRO


En esta casa estamos en austeridad y más en estas épocas de compló televisivo donde pasan toda la publicidad habida y por haber de juguetes para hacerle la vida imposible al aguinaldo y luego ahí ves a los escuincles haciendo su lista en un rollo de papel higiénico porque en una hoja bond ya no les alcanza el espacio, ¡No hay justicia en el mundo de veras!

Por eso ya no hemos organizado comidas con los amigos ni con la familia porque ya no hay dinero que alcance. ¡Ahhhhhhh qué nostalgia queda de tener la casa llena de gente y la cocina a reventar de platos para lavar! Pero eso sí, mi vecina hace fiestas hasta de que la mosca vuela, apenas el fin de semana tuvo una fiesta y nos la pasamos maravillosamente. A ella la veo pasar seguido paseando a su perrita french poodle, y le avisa cuándo tiene que cruzar la calle, y si la perra se adelanta le grita, “¿Qué no entiendes?” ¡Madre mía, qué miedo me da la mujer esta!


Hizo carnita asada y hubo música de todo a muy alto volumen, unos remixes que ya los quisieran en algún antro ehhhhh ¡qué bárbara! Tanto que casi no pude escuchar bien los comentarios de los invitados pero hice el esfuerzo y sí, me enteré de dos o tres cosas por ahí. Claro, era obvio que iba a sacar sus mantelitos deshilados esos que se ven tan finos y sus cuchillos con mango de madera que tienen grabados letras doradas, siempre que viene la Tía de Guadalajara tiene a bien presumirle su kit fiestero, como si nos importara tanto a su tía y a mí que su marido gasta y gasta en esas cosas ¡faltaba más!

Después de la carnita viene el postre y el digestivo. Ya entrada la tarde los invitados se fueron, me dí cuenta porque quedaron apenas 2 coches afuera. Lástima que la méndiga vecina jamás me invita a sus fiestas, siempre voy pero a contra-pared, golpe a golpe, frente a frente, a larga distancia desde mi ventana. Conste que no soy chismosa, nada más soy comunicativa.

¡Válgame el cielo!, Lo que no hace uno por ahorrarse las fiestas en esta casa.


.

0 comentarios: