15 julio 2005

PREVACACIONES CON PRECAUCIÓN MUY PRECAVIDA


Son los últimos días que estoy por aquí antes de irme de vacaciones. Mi querido hooligan le dijo al susodicho muy triste que quiere que vaya, que qué va a ser sin su papá, yo por dentro pensé un sinnúmero de posibilidades de todo lo que podemos hacer sin su papá pero mejor no le dije nada para no herir la susceptibilidad de padre superhéroe.

El susodicho dice que va a comprar un boleto de camión para alcanzarnos allá ahora que le ponga frenos a la dientona de enfrente, que la llevaron a rastras a la pobre escuincla porque le tiene pavor al dentista, pero su madre sabe que con semejante boca pinta para solterona y no la ha de querer aguantar toda la vida.

Yo lo único que le dije al susodicho es que avise en la central camionera que se va a ir sin moverse del asiento pero no porque esté muy cómodo, o porque se vaya echando una siestesita, si no más bien porque este hombre se va siempre drogado de dramamines que porque se marea hasta en los caballitos de la feria. Por eso siempre que viajamos le dice uno “Mira mi vida, ya viste el paisaje qué hermoso” y el siempre contesta “Mmmmsssi”

Yo por mi parte, voy a preguntar allá en la playa si cuentan con servicio de grúas para que vayan por él, y es que ya no es cosa de recogerlo, ya es cosa de ir a levantarlo y ya después de unos días de descanso ya no está una tan jirita porque hasta los músculos también descansan.


Dice el susodicho que soy una exagerada de lo peor, pero está loco, demente, lunático. Si ya le dije dos millones seiscientas noventa y cinco veces que no es cierto, que nada más soy precavida.

¡Estos hombres!


.

0 comentarios: