27 junio 2005

SOÑAR EN NÚMEROS

SOÑAR EN NÚMEROS


En esta casa no importa si Lady Pubertiana está confundida con el álgebra, o si mi querido hooligan tiene que pedir prestados los dedos de los demás para hacer las cuentas, o si por error hice mal mis sumas y restas del gasto y no sale lo del mes. Nada importa más que al susodicho le ilumine su ángel guardián y sepa con un cálculo perfecto los números que saldrán en el MELATE.

Se sienta en la mesa con su tira de papelitos colorados y yo amenazo de muerte a los niños para que ni siquiera respiren porque su padre ha entrado en trance y necesita concentración, y que ni se les ocurra decir que tienen hambre porque el hombre, que está engendrado en Walter Mercado, está a punto de tomar el lápiz para elegir esos numeritos que nos llevarán a la gloria.

Ya que los llenó, mientras nos tomamos nuestro café planificamos nuestra vida: Un nuevo auto, la "casa azul" que venden por allá, mis nuevas bubis, su alterón de pijamas para que porfin ya pueda tirar su pijama dominguera el pobre, y muchos etcéteras. Ya nada más estamos esperando el día que saque más de los $20 pesos que se ha llegado a sacar.

Y todavía decimos que como nos vamos a sacar el primer premio, ese que se acumula más que los kilos después de una taquiza, vamos a poner un restaurantito casero pero muy elegante porque el susodicho que cocina mejor que yo, se convertirá en todo un cheff. Después de todo tener un cheff odontólogo ha de ser muy exclusivo y hasta a lo mejor en el menú podríamos incluir un talón de descuentos para las muelas del juicio.

Y como no quiero que me tome desprevenida ya hasta tengo el menú, ahora nada más falta esperar a que el susodicho regrese del módulo del Melate muy inspirado.



Y claro, ustedes serán mis invitados de honor. Aquí les dejo el menú para que le echen un vistazo a ver qué se les antoja.





.

0 comentarios: