04 junio 2005

Con canderel las nostalgias son más dulces

CON CANDEREL LAS NOSTALGIAS
SON MÁS DULCES



Ayer estábamos el susodicho y yo tomando café en la sala solos porque los hijos estaban invitados con sus respectivos amigos. Ultimamente los viernes son así, de repente un día llega en que los hijos toman distinto rumbo y se van. Se queda todo vacío y no comprendo si es la inercia de estar arreándolos la que los extraña tanto o es este síndrome de mamá gallina que me cargo.

Es la ley de la vida dicen, uno los trae al mundo y después te quedas con el mundo y sin ellos.

- ¿Te das cuenta? – Le digo al susodicho - Hubiéramos tenido 10 hijos para que por lo menos 5 estuvieran de parranda y 5 nos quedaran en la casa –

- Si encuentras quien los mantenga, yo con gusto hago la mano de obra- me dice el muy móndrigo del susodicho.

Y ahí nos quedamos los dos, sentados en el sillón de la sala tomándonos la nostalgia con un poquito de canderel.



.

0 comentarios: