18 mayo 2005

El mail huele a tinta

EL E-MAIL HUELE A TINTA


Todos los días abro mi correo muy temprano y me encuentro un listononón de gente desconocida que trae la obsesión de querer alargarme el "penis", hasta en inglés me lo ponen ¡Ay que cosas! Yo que ni me meto en sus asuntos privados caray y ellos que ya hasta me quieren cambiar de sexo ¡Hábrase visto! (….Digo, que si lo hubiera visto a lo mejor y hasta agregaría su correo a mis favoritos je).

Mil veces he estado a punto de contestarles:


“I have the other part so please don’t write me again. Keep on enlarging all penis in the world.

Sincerely yours,
A grateful woman.”


De repente el susodicho me escribe al correo cuando le sube la bilirrubina y quiere conquistarme, yo guardo sus correos en una carpeta porque ni ocupan espacio. Debería el muy ingrato mandarme un correo que me sature la Bandeja de entrada, pero le doy gracias a dios que si quiera le de clic en "enviar" el canijo este.

Todavía me acuerdo de el alterón de cartitas que me mandaba cuando éramos novios, por ahí las tengo guardadas ocupando más espacio en el cajón de lo que ocupan de mega bytes sus cartas modernas de ahora.

Si algún día nos cae un virus de esos que andan sueltos se nos va a borrar el amor, se va a hacer transparente a los ojos de nadie. Qué nostalgia por oler el papel y esperar al cartero, qué hermoso era ver su letra de doctor que nadie entiende en tinta negra cobijadas por un sobre. Ahora ya nada más se abre el buzón para ver el alterón de estados de cuenta, y esos nada más huelen a deudas.

Ya no me acuerdo bien pero creo que una vez Shered convocó a que nos escribiéramos a la antigüita, con timbre postal y toda la cosa yo hasta me emocioné pero yo creo que en estas épocas ya hasta flojera les da porque significa tiempo, gastar en papel, saliva (para pegar los timbres ) y hasta gasolina para ir al correo.

Me pregunto si no existiera el e-mail, ¿Los carteros tendrían que andar repartiendo correspondencia para hacerles el milagro sexual ese a todo el mundo?

No sé qué sería, talvez hasta extrañaría a Lyla mi amiga que me satura la Bandeja de entrada con reflexiones odiosas de power point todos los días.

De todos modos, hoy voy a predicar con el ejemplo y voy a escribirle una cartita perfumada y cursi al susodicho. Creo que me va a resultar más afrodisíaco que andar prometiéndole centímetros a las "cuestiones" de uno.



0 comentarios: