24 febrero 2005

MANÍAS DE UN MANIÁTICO

A veces no puedo creer el momento en que dije "Sí, acepto". No será que el padrecito me estaba preguntando otra cosa...- ¿lo habré confundido?- Me preguntaba mientras miraba al susodicho cambiar de orden los platos de la lava vajillas. ¡Qué manía la suya..¿Diosito, Dioooos míooooo habiendo tantos seres humanos en éste mundo para repartir, porqué depositaste en él todas las manías?

(( Espero aparte de escuchar, Dios también pueda leer blogs ))

Este hombre, el susodicho, es un compendio de mañas. No puedo decidir cuál me molesta más, o si hay alguna que me guste. El susodicho cree que en este aparatito los platos deben de llevar un específico orden de acuerdo a las dimensiones de los platos. Y yo le refunfuño y haciendo berrinche le explico que el "agua" es diestra....no le interesa el asunto de que si la taza voltea a la izquierda o a la derecha.

Pero justo cuando termino de meter todos los platos escucho sus pisadas como quien en una noche aterradora ve en la penumbra un puñal acercándose lentamente en las sombras y ¡zaz! Llega, se para frente a la máquina, la abre sigilosamente (mientras a mi se me empieza a entripar todo lo que estaba en digestión) y comienzo a rememorar a mi querida suegra q.e.p.d.

¿Y si la tecnología de esta era no hubiera inventado lava-vajillas, me diría el susodicho que los vasos se lavan con la fibra del lado de la esponjita amarillita?

A mí que no me digan...¡yo no tengo manías!....bueno, estem....poquitas...unas cuantas... nada más la de empujar la puerta del closet hasta que haga clic, la de aplastar la pasta de dientes por en medio, la de lavarme los dientes cada vez que mi pié toca el azulejo del baño, la de oler toda clase de libros y revistas, la de dormir siempre con calcetines, la de comer pastillitas para el aliento a cada ratito, la de servir siempre los vasos con agua a la mitad, la de leer una revistita de chismes de artistas en el w.c., la de usar un tono de voz muy alto cuando hablo por teléfono, la de hablarle a mi mamá por teléfono aunque la haya visto hace 2 minutos, la de guardar las llaves y el dinero tan bien que después nadie los encuentra, la de cargar con un suetersito para el hooligan por si le da frío (aunque haga un calor del diablo), la de guardar el envase de la leche vacío o con un chorrititito, la de esperar a que el susodicho se duerma para preguntarle si puso el despertador, la de pedirle al susodicho que me aplaste los pies mientras dormimos, la de rascarme el paladar con la lengua, la de olvidar meter las "sobrinas" de la comida al refrigerador, la de oler la leche cuando abro un envase nuevo,
la de buscar siempre la taza de mi amado Alejandro Sanz para tomarme el café, la de ventanear a los vecinos, la de morderme las uñas, la de arrumbar montañas de papeles en un cajón..........

0 comentarios: