04 enero 2005

El año nuevo es como la playa, ese vaivén de la marea literalmente "te marea", después viene ese síndrome de descanso extremo que te hace tan pero taaaaan difícil agarrar el patín de nuevo.

Siempre que regreso de la playa me quedo en un estado de unplugged por un día, no ato ni desato, regreso ebria de ociosidad.

Mañana vendrá la resaca, lo sé, estoy preparándome mentalmente...ahí viene..la siento venir, el despertador lo sabe, el alterón de cosas qué hacer lo saben, están esperando que yo me entere. Inclusive Melchor, Gaspar y Baltazar están con unas caras largas esperando acción.

Lo mejor de todo es regresar a tu original almohada.





0 comentarios: