26 noviembre 2008

LA DICHA DE TENER UN HIJO SORDO

595 <--Ya huele a festejo!


LA DICHA DE TENER UN HIJO SORDO

Yo no sé si sea lo correcto o no, pero ayer que pasé frente a la computadora ví que el hooligan estaba en el dichoso Messenger chateando, y le puso la mano encima para tapar el monitor que para que no viera. Uhhhhh no lo hubiera hecho. No hay cosa peor que le puedan hacer a una: En primera, jamás de los jamases alguien puede dejarte fuera de la conversación porque las mujeres somos curiosas por naturaleza, la culpa la tiene la calenturienta de Eva que luego luego luego fue a ver qué traía Adán debajo de la hoja de parra, y en segunda PEOR si esa mujer es tu madre, ya te llevó la fregada.

No más lo ví que se paró al baño y me arrastré pecho tierra como los del ejército, asomando el filo del ojo para ver si no regresaba y le puse al Messenger la opción esa de que guarde todo el historial, aunque luego yo tenga que estar borrando lo mío.

Tuve que brincar atrás del sofá para que no me cachara porque justo llegó cuando acababa de ponerle eso y esperarme ahí horas a que este escuincle terminara de chatear.

Ya estaba yo rogándole a Dios que le entraran ganas de hacer pipí otra vez, o que tuviera sed pero nada, solo escuchaba el teclado tracatatracatraca ¡qué horror!

Ya después de 20 minutos de estar entumida atrás del sofá, puse las manos tapándome la boca para disminuir el sonido y le grité: “Vente a sentar que ya está servida la ceeeeenaaaaaa” y como siempre que está embobado con algo no oye, se la creyó que estaba en la cocina y así fue que ya me pude estirar las piernas ¡qué cosas!

Y yo que me la vivo quejándome todo el santo día diciendo que segurito el hooligan de grande va a ser mesero porque cada cosa que le pido siempre me ignora. Qué equivocada estaba!! Si de repente hay días que es una dicha tener un hijo sordo ¡faltaba más!

.



0 comentarios: