05 junio 2007

LAS FRUTAS JUGOSAS DE LA CASA

LAS FRUTAS JUGOSAS DE LA CASA


Yo sabía que algún día esto iba a pasar, pero nunca pensé que tan pronto y es que como siempre entro de sopetón al cuarto de la computadora para vigilar que la Lady Pubertiana no ande chateando con algún vivillo que se quiera poner la camarita en un lugar donde nunca le pegue el sol, se me quedó la costumbre de entrar así y ¡qué cosa! Me voy encontrando a mi querido hooligan viendo esto:



¡Háganme favor! El cochino escuincle viendo el trasero de sepadiosquien. Lo más raro es que el cínico ni brincó, ni cerró ventanas como cuando entra el susodicho de sopetón y me agarra chateando con mi amigo de Veracruz, y no porque le ande poniendo el cibercuerno, naaaa es que dice que soy una ridícula, que cómo es posible que hasta me ría y le ponga: JA JA JA en la ventanita del chat, que cuándo se ha visto que la gente se ría con letras (este hombre no entiende de tecnología), pero como ya me tiene ciscada con tanta crítica me cuido y le cierro al chat en cuanto lo oigo respirar cerca, porque si no media hora me lo tengo que aguantar diciéndome: SUSODICHO DICE: JA- JA- JA, SUSODICHO DICE: ME VOY A PONER LA PIJAMA JA-JA-JA, SUSODICHO DICE: VOY POR UN VASO CON LECHE JA-JA-JA.

Bueno, para no hacerles el cuento largo así como entré me salí, porque el otro día dijeron en el canal once unas psicólogas que no hay que coartar la privacidad a la juventud porque luego crecen con traumas. Pero si traumas es lo que me va a causar este cochino escuincle con sus cosas, por eso le fui a decir al susodicho que hablara con él, ya que supuestamente los hombres se entienden entre ellos y con todo y que estaban pasando el resumen del fútbol fue.

Por más que me pegaba a la puerta no oía nada. Ya casi iba por un vaso para pegarlo a la puerta a ver si así y en eso abrió el susodicho y dijo que no me preocupara, que a nadie le han salido perrillas en los ojos por andar viendo frutas jugosas y se fueron los dos muy quitados de la pena quesque a terminar de ver el resumen del futbol.

Ajá, ahora le dicen así a los traseros ¡válgame la calamidad con este hombre! Morboso hasta la pared de enfrente el condenado, ¿eso es lo que quiere enseñarle a sus hijos? ¿Así quiere educarlos?

Ashhhhhhhh si ya estaba yo a punto de pedirle cita al juzgado de los divorcios para el lunes a primera hora cuando en eso me siento a la computadora muy deprimida y le dí clic en una flechita que para ver la siguiente fotografía, al menos a ver si sus "frutas jugosas" de estos dos degenerados tienen celulitis, cuando se me aparece la misma foto pero de lejos:

¡Ay Dios! Voy a ver si en el próximo programa del once dicen las psicólogas algo de la mente cochambrosa de las mamás de los jóvenes que tienen privacidad ¡qué cosa!


0 comentarios: