21 agosto 2006

EL RETORNO DE UNA REINA

EL RETORNO DE UNA REINA


Hoy en la mañana, después de inaugurar MIS vacaciones dejando a los niños en la escuela (¡qué felicidad!), con toda la nostalgia del mundo me fui a parar a la caseta telefónica donde el susodicho recogía a la Sofiringa en las mañanas. ¡Ay qué desolado se veía aquello! Por que han de saber ustedes que la muy mañosa dice que no sabe venirse a la casa en camión, así que yo mando al susodicho todos los días para que vaya por ella en su coche y así la reina no pase incomodidades. Ahí estuvimos parados un buen rato y nada, ni rastro de la mugre Sofiringa. El susodicho y yo nos mirábamos con las caras largas no sé si de tristeza o de pensar que íbamos a tener que regresar a tender las camas.

Ya íbamos arrancando el motor cuando de pronto igualito que en mi telenovela cuando el guapísimo de mi guardaespaldas argentino se acerca a la protagonista y le dice: “Andá que sho te amo”, oigo una voz melodiosa como ninguna que interrumpe diciendo “Acástoy señora” y se aparece la móndriga corriendo por detrás para alcanzarnos. Creo que ni cuando dije “Sí, acepto” al susodicho había sentido tanta felicidad ¡qué gozo! Nos abrazamos, yo creo que hasta en cámara lenta se veía aquello, como si mi amiga, que digo mi amiga ¡mi hermana! hubiera vuelto de viaje.

-Pero qué gusto Sofiringa – le repetía por fuera mientras mis adentros estaban más felices imaginando el burro de planchar diluirse en la distancia.

Ya después de escucharla que si la suegra se murió bla bla bla, la ví entrar a la casa como lo que es: UNA REINA, tomando su cetro-trapeador y su amadísimo Blem para sacudir.

Para pronto el susodicho corrió a servirle su café y le preparamos el desayuno, como siempre. La vimos recorrer la casa como solo un monarca recorre sus tierras, siendo dueña y señora del tiradero que le dejó de recuerdito el hooligan y estarán ustedes de acuerdo que ni la tal Camila Parker Bowles ni la Reina Madre de Inglaterra jamás estuvieron tan felices como lo estamos hoy en la casa.


¡Larga vida a la reina! ¡Oohhhhhhhhh si !


.

0 comentarios: