16 octubre 2005

LA LENGUA DE CADA FAMILIA

LA LENGUA DE CADA FAMILIA


En esta casa se puede hablar de grupos de rock de Lady Pubertiana, de qué se va a disfrazar el hooligan para el día de brujas, de la crisis de los treintas, de las méndigas palomas mensajeras, lo que sea, cualquier tema es posible mientras no salga a relucir una dislexia en la lengua que venimos cargando en esta familia que Dios guarde la hora. Es que algún shock genético hizo la sangre del susodicho con la mía que nos hace cambiarle el nombre a las palabras por otras parecidas pero que no significan ni lo más remoto a lo que queremos decir.

Yo no entiendo de dónde nos vendrán estas deficiencias gramaticales consanguíneas si todos hemos ido a la escuela, pero algún defecto teníamos que tener para heredarle a las futuras generaciones ahora que hemos tenido tan presente esa cuestión de los genes.

Ayer domingo clarito caí en la cuenta cuando estaba preparando el desayuno y el hooligan se me acercó a la estufa.

-¿Qué ya no te tomas tu sleeping bag? – Me dijo

-¿El qué?- le decía yo mientras le daba vuelta al hot cake.

-Sí, el ese que te tomas para la dieta-

En ese momento entendí que se refería al slim-fast. Pobre escuincle, todavía no sé si se le escurría la baba del antojo o de la distrofia bucal que se carga para decir todo chueco.

-¡Fuck!- Le dijo Lady Pubertiana que ya estaba sentada en la mesa con ese tonito fregativo que le sale tan natural a la desgraciada escuincla cuando quiere molestar a su hermano.

-¿Sí sabes lo que significa eso?- le pregunté, porque esta escuincla habrá reprobado inglés en la escuela pero para decir groserías le sale lo muy políglota.

-Sí claro, es algo como formaica- me dice la muy sabelotodo.


Menos mal que la ingenuidad de esta escuincla cree que formaica y fornica es lo mismo, porque cuando hago hot-cakes no estoy para hablarle de sexo a nadie.


.

0 comentarios: