29 septiembre 2005

LA EVOLUCIÓN ENTRE PAREJAS



EVOLUCIÓN ENTRE PAREJAS

No es por intrigar, no es por intrigar pero me di cuenta de 2 de los lectores que frecuentan el Recetario son un matrimonio. Los 2 tienen blog y escriben un montón de cosas todos los días. Dice ella que en su casa antes de decirse “¿Cómo te fue en el trabajo?” corren directito a la pc y que su marido es adicto al internet. Es una familia evolucionada.

En esta casa apenas en los últimos meses Lady Pubertiana comenzó a posesionarse de mi lugar. El susodicho muy apenas usa la computadora: Cuando descubrió que en el excel le quedan bien sus listas con los records de sus mentadas palomas y cuando vio que existen fulanos colombófilos en el mundo peor de ociosos que él y tienen páginas de internet de palomas mensajeras.


¿Pero se imaginan una familia entera con blog? Shered tiene una. Nada más le falta el gato pero como se quedó medio tuerto el pobrecito no le pueden subir su espacio. A mi me encanta visitarlos, todos aunque escriban cada quien lo suyo comparten esos genes que han evolucionado con los bytes. Su esposo, Don Oruga, que tiene un estilo maravilloso para redactar sus anécdotas que me maravilla, y su hija Saris, que va siguiéndoles los pasos a sus papás, escribiendo desde la inocencia de su infancia las historias más tiernas, y sus otros hijos que tienen una cosa muy rara que le dicen “Jote” que no sé que es, pero a mi suena como a platillo vegetariano.

Yo no me imagino a mis nietos leyendo el Recetario, apenas cuando descubro que Lady Pubertiana anda husmeando por aquí me da cosa, porque esto es confidencial para la muy metiche que todavía no sabe que las madres son las que leen los diarios de las hijas y no alrevés.

Será como una cartita que me encontré el otro día que arreglaba una caja vieja del susodicho, venía entre muchas fotografías de antaño, todas blanco y negro. Era del abuelo del susodicho para su esposa, en ese entonces todavía novios en el año de 1916. Tenía la letra preciosa, muy bien alineada, donde desde un tintero le expresaba lo mucho que la quería, un amor de esos de aquellas épocas donde cortejarse era todo un proceso maravilloso, ¿Se imaginan que en ese entonces hubieran existido los blogs o el correo electrónico?

Así es que poco a poco la vida y las parejas de hoy también evolucionan. Yo nada más le pido a Dios que Lady Pubertiana no le de por buscarse un novio en Google.



Año de 1916


2005




Ahhhh y hablando de Google y esas cuestiones modernas de ahora, les cuento que ya salió el nuevo buscador de
BLOGS GOOGLE ...¡a probarlo!



.

0 comentarios: