31 enero 2005

LA CHANCLA MÁS VELOZ DE BOULEVARES

Así le decía a mi mamá, cuando en las más engreídas travesuras la hacíamos salir de sus casillas hasta casi convertirse en la Mocha Orejas de la colonia. ¿Qué ...acaso quieres ser como tu tío Godo? ...Y yo me preguntaba qué alienígena habitaría en las entrañas del tío Miguel para hacerlo parecer tan perverso, o tan conveniente ejemplo de incapacidad estudiantil. Uno no pensaba en eso, el adjetivo solo se concentraba en sus lentes de cristal verdoso y sus dentadura que simulaba un pleito de perros y finalizabas reflexionando que efectívamente no querías seguir tan semejante arquetipo de adonis.

Tanto odié el rewind del cassette que mi mamá repetía como letanía, que ahora por instinto lo repito a mi hija. ¡Qué susto!, creo que hasta dije las mismas odiosas frasesitas que me daban más sueño que ir a misa de seis de la tarde. Seguramente en todas las familias hay un "Tío Godo", pero éste (estoy segura) trascenderá de generación en generación.

0 comentarios: