12 julio 2004

TRAUMAS DE LA VIDA REAL

Mi querido hooligan se me acercó mientras escribía precisamente ésta nota, y ya cuando se me recargó en el brazo me dijo: “Oye mamá, como que a ti te sobra piel.”

Ya no voy a decir nada. Voy a buscar el maldito slimfast que lleva meses en el refrigerador.

Para mí, comer es un placer y si es con servilletas de tela aún más.

Este es uno de los 3 maravillosos placeres que nos da la vida. ¡Prívame Dios de éste y déjame los otros dos!...que por cierto también comienzan con “C” (ahí se los dejo de tarea)


0 comentarios: