08 junio 2004

DESDE ATRÁS DEL MOSTRADOR

Hoy llegó una clienta, de aspecto hasta cierto punto humilde. Una señora que llevaba en la mano una pintura. Era un óleo de un ángel niño con un girasol. La señora pidió que le sacáramos copias y que si era posible hiciéramos que cupieran dos imágenes en una hoja tamaño carta agregándole un texto donde invitaban a celebrar una misa en memoria de Fernando (no recuerdo el apellido). Mientras hacíamos pruebas para ver cómo quedaba, la señora con una mirada suave y hasta cierto punto triste comenzó a relatarnos una historia que me dejó un nudo en la garganta. Ese niño que veíamos en la pintura era "Fer" como lo nombró ella, era un niño de 8 años que murió a causa de la Leucemia que padecía. El relato fue tan descriptivo que no pude más que imaginar la carita de aquel niño, pálido y lleno de inocencia y aún así con un corazón lleno de ánimo y ganas de vivir. - Nos dejó una gran lección de vida porque jamás tuvo miedo. - Decía la señora.
- Rufi, no tengas miedo, qué no ves que estoy bien – Nos relataba esta señora. Lo decía en sus útlimos momentos, cuando sus ojos se miraban ensagrentados y Rufi le pedía que los cerrara para que descansara.

Finalmente decidimos scannear la imágen a manera que cada detalle de la pintura no pasara desapercibido, pues la mamá de Fer lo pintó. Un óleo lleno de dolor, con pintura mezclada con lágrimas y el alma de un niño que descansa felíz y tranquilo,en un lugar blanco como el fondo de aquel lienzo.

Hoy valoré más que nunca el tener cerca de mí y sanos a mis hijos.


Atrás de este mostrador no cabe la indiferencia.




0 comentarios: